ESTRENOS DOCA: CANDOMBEROS de Ernesto Gut

ESTRENOS DOCA: CANDOMBEROS de Ernesto Gut

Estreno: Jueves 28 de marzo en el cine Gaumont

 

“El candombe son lxs morenxs en la calle, y esa es una expresión política”.

 Ernesto Gut, director de “Candomberos – De dos orillas”

El documental está filmado en Buenos Aires y Montevideo y narra el surgimiento y desarrollo del candombe, que expresa la lucha social de lxs afrodescendientes uruguayxs. ¿Como encaraste la ardua tarea de buscar una sintesis de una historia tan extensa y con tantas aristas?

En general, algo que siempre ocurre al realizar un documental es que se aprende muchísimo en el proceso, pero en este caso en particular viví muy intensamente ese aprendizaje, al meterme a investigar sobre una historia que me era ajena y resulta tan amplia, que es la de los afrodescendientes músicos de candombe. En ese proceso de aprendizaje incorporé, durante años, todo lo que podía, desde libros y películas, hasta lo más importante, que es compartir con las personas (los candomberos y las candomberas) sus historias de vida, sus experiencias, y conocer a estas personas en su complejidad, en el día a día también, o sea, más allá de los discursos que cada entrevistado ofrece para contar su historia. Mi manera de filmar implica involucrarme lo más profundamente que puedo con las personas que cuentan su historia o de las que registro una parte de sus vidas, y eso es algo que no termina cuando concluye la filmación. Se trata de relaciones personales, de comunicación real, y eso es algo que repercute muy bien en la película, además de enriquecerte humanamente. Mi deseo es que detrás de cada testimonio de la película el público pueda encontrar a la persona que lo está expresando, algo que nace con las palabras pero vas más allá de lo dicho. La película por supuesto que es un recorte muy duro de toda esta complejidad; pero espero haber logrado combinar historias personales y generales, archivos, mapas, fotografías… de una manera suficientemente representativa para que el público, al ver la película, entienda con cierta profundidad qué es el candombe y lo que humanamente implica.

¿Cómo fueron surgiendo los protagonistas del documental?

La idea del documental surge ya con sus protagonistas, que son los miembros del legendario grupo Afrocandombe, formado por afrodescendientes uruguayos como Jimmy Santos, Juan “Candamia” Prieto o Ricardo “Guaviyú” Montoro, y también por un argentino como Pedro Conde, el director musical del grupo, o Jorge Sadi, un bajista de lujo. A mí me contrataron para cubrir los recitales y ensayos de Afrocandombe en uno de los regresos del grupo, y en el preciso instante en que los conocí supe que quería hacer un documental con ellos. Ahí empezó todo un trabajo que se hizo más largo de lo que pensaba, sobre todo por cuestiones de financiamiento y de índole personal, de los protagonistas y mías, pero siempre sostuve la producción, más allá de los vaivenes. En buena medida tomé el proyecto como un desafío personal, y realmente me pone muy contento poder compartir este estreno con estos viejos candomberos y los miembros de la comparsa Africa Ruge, de La Boca, que también es protagonista del film. Párrafo aparte merece la investigación en Montevideo, y realmente estoy muy satisfecho por haber logrado el testimonio de referentes como Chabela Ramírez, José “Perico” Gularte o Fernando “Lobo” Núñez, el luthier de tambores más representativo del Uruguay, que fue muy generoso en las distintas entrevistas y también al mostrar en la práctica cómo son las distintas etapas de la construcción de un tambor, algo que en lo personal me fascina. También tiene una participación muy interesante un fotógrafo que logró imágenes del conventillo Mediomundo antes de su desalojo y demolición, por parte de la dictadura cívico-militar del Uruguay. Se trata de Alvaro Sanjurjo Toucón, que va comentando cada fotografía (a las que le hicimos un trabajo de movimiento) con reflexiones realmente agudas, propias de una persona sumamente sensible, de una gran cultura humanista. A todxs les estoy muy agradecido.

El documental ganó el Primer Premio del Público en el Festival DOCA 2019 como pre-estreno, y tuvo una función muy particular en el Cine Gaumont. ¿Qué huellas dejaron estos acontecimientos en vos como realizador?

Me encantó esa función, porque fue realmente candombera. Me gustaría que todas las proyecciones fueran así, ¡terminando a puro tambor! Después de tantos años de trabajo es muy satisfactorio poder compartir con tanto entusiasmo el fruto de todo ese esfuerzo con quienes estuvieron ahi, en cada sábado en La Boca, saliendo a candombear con Africa Ruge, o en los recitales de Afrocandombe, o en las Llamadas de la Primavera por el barrio. Y no creas que todo fueron alegrías. Porque hubo candombe de festejo, pero también candombe de despedida, de duelo, como la noche que se dedicó un emotivo toque en La Boca por la muerte de Adriana, una joven y muy querida integrante de Africa Ruge. Y ahí te das cuenta de que el candombe no es sólo diversión, sino toda una forma de estar juntos, de compartir, de ser familia, como dicen los morenos y lxs candomberxs en general. Por supuesto que también hay muchos conflictos y dificultades, como en cualquier construcción colectiva.

¿A través de qué elementos encontraste en esta manifestacion cultural un signo de resistencia?

El candombe son los morenos y las morenas en la calle, haciéndose visibles en el espacio público, y esa es toda una expresión política. Es salir de las casas y mostrar la cultura propia, expresarse colectivamente, desafiar la opresión y la invisibilización. En realidad todo el arte callejero es una expresión política. Lo que pasa con el candombe es que esa expresión viene dada desde muy antaño, desde las épocas de la esclavitud, por lo cual política y culturalmente tuvo una gran importancia para que los afrodescendientes no perdieran su memoria más profunda. Por eso también fue tan perseguido. Como dice Jimmy Santos sobre los negros en la Argentina: ellos fueron los primeros desaparecidos. El candombe es, si se profundiza sobre su historia, un buen punto de partida para recuperar la memoria de los afrodescendientes en el Río de la Plata, que tan invisibilizados están, sobre todo en Argentina.

 

La pelicula es una via digital INCAA. Que nos podes decir del proceso de presentacion, producción, finalización y estreno en el actual marco de crisis del cine independiente?

 

Vivimos un apriete brutal, que sólo hemos podido contrarrestar parcialmente por medio de la lucha y la organización, sobre todo de lxs documentalistas, nucleados en DOCA y otras asociaciones. Desde el gobierno anterior, y muy profundamente en este, venimos enfrentando los planes de ajuste y concentración de los fondos del INCAA en las grandes productoras. Hay un objetivo de quebrar el cine independiente que es económico, pero también se trata de un ataque político, de censura, ya que en el fondo al establishment le molesta que se hagan documentales que en su mayor parte cuestionan el estado de cosas, sostienen la memoria de los luchadores y luchadoras, denuncian las injusticias y hechan luz sobre cuestiones históricas de opresión y cultura popular. La película “Candomberos” podría decir que fue hecha bajo un régimen de autoexplotación de quienes la realizamos, más allá de que logró un financiamiento con el cual se pudo avanzar en la etapa más dura de la producción. Y el esfuerzo continúa en la actual etapa de lanzamiento, ya que el INCAA no da ningún tipo de apoyo a nuestros estrenos, ni para hacer unos afiches o volantes, nada. Esto se sufre mucho cuando uno ha logrado finalizar un film luego de muchos años, con tanto esfuerzo de tanta gente, y cuando llega a la etapa de estreno no tiene un mango para difundir la película, para que el público potencial se entere de que la película existe. Por suerte tenemos bastante imaginación para militar por nuestras películas, y no es nada raro encontrar a un director volanteando en la puerta del cine y comentando a la gente sobre su film. Personalmente siempre lo hago, y para mí es un orgullo defender mi trabajo desde una tarea tan sencilla como esa.

Y ahora lxs documentalistas enfrentamos un ataque muy perverso, que es que quieren sacar a los documentales de los cines, y particularmente del Gaumont, que es un espacio clave para dar a conocer un film que no tiene carácter comercial. El estreno de “Candomberos – De dos orillas” en el Gaumont es también una victoria de la lucha de los documentalistas por defender nuestros espacios, los cines, con entradas a precios populares y en horarios adecuados para que la gente pueda ver nuestras películas. El argumento de que el Gaumont está colapsado por tantas películas y tanto público tiene una sola respuesta: el Estado tiene que abrir diez cines públicos más en toda la ciudad, y uno en cada ciudad de todo el país. Lo que ellos ven como una crisis, nosotros lo vemos como un auge del cine nacional, que el Estado debe acompañar, poniendo la guita del INCAA no en la especulación financiera sino en el fomento al cine independiente.

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>